logo_570

Notas y consejos para empezar a aprender a tocar el acordeón

La edad ideal para que un niño empiece a aprender a tocar un instrumento musical es a partir de los 5 años de edad. El aprendizaje jamás debe ser impuesto por los padres, ya que la libre elección del niño le permitirá desarrollar mejor sus aficiones. Si al niño le llama la atención el acordeón, aquí tienes toda la información sobre este instrumento musical.

Aunque no hay que soplar para tocarlo, el acordeón es un instrumento de viento: tiene un fuelle que coge aire cuando se estira y lo suelta cuando se encoge.

Cómo es un acordeón

En el acordeón se pueden distinguir varias partes:

  • El fuelle: bolsa de cuero que recoge aire cuando la estiramos y lo suelta, a través de unos huecos, cuando la encogemos.
  • Las teclas o los botones: al apretarlos, desvían el aire.
  • La caja armónica: caja en la que el aire se convierte en música.
  • Las lengüetas: son unos trozos de metal que producen las notas cuando el aire pasa a través de ellas y las hace vibrar. Lo más característico del acordeón son las lengüetas libres, que están dentro de la caja armónica. La mayoría de los instrumentos de viento tienen lengüetas batientes, que suelen ser de madera y se colocan en la boquilla de los instrumentos.
  • La correa: como el acordeón pesa mucho, el acordeonista tiene que colgárselo de los hombros para tocarlo.

Historia del acordeón

Hace muchísimos años, en Asia se fabricaban muchos instrumentos distintos de viento que fueron cambiando a lo largo de los años. Durante mucho tiempo, se intentó crear un instrumento que tuviese la fuerza del órgano y la ligereza del violín. Después de muchas pruebas, se logró: ese instrumento es el acordeón, que fue patentado el 6 de mayo de 1829 por Cyrillus Demian. Su idea fue añadir a una armónica un fuelle y una caja armónica más grande. Así, consiguió aumentar el sonido. Muy pronto, el acordeón empezó a tocarse en fiestas al aire libre porque es muy apropiado para bailar, ya que suena como si se tocasen varios instrumentos a la vez. Tiempo después, se inventaron acordeones de doble fuelle, con más sonoridad todavía.

+1